“Estas pastillas solo deben suministrarse de forma adicional a un tratamiento nutricional y en personas con afecciones como retención a la insulina, que provoca obesidad”, sostiene el médico nutriólogo Arnaldo Hurtado. “Acudir a estos medicamentos en primera instancia es un acto facilista por parte del paciente. Lo que hay que hacer es empezar a cambiar el estilo de vida y aprender a comer”, añade, por su parte, la nutricionista Lisette Vigo de la clínica San Pablo. Cabe mencionar que estas deben suministrarse solo por un médico y no por nutricionistas. 
La sibutramina actúa disminuyendo el hambre y haciendo con que la sensación de saciedad llegue más rápido al cerebro, ayudando a controlar la cantidad de comida ingerida. De esta forma, este medicamento puede ser usado como primer tratamiento en personas con obesidad. Cabe acotar que en algunos países de América Latina su uso ha sido restringido, debido a sus efectos secundarios. 
×