La clave para perder peso (o más bien grasa corporal) es generar un balance energético negativo. Es decir, consumir -de forma controlada- menos calorías de las que quemamos, y que dichas calorías provengan de alimentos de "calidad" nutricional. Eso sí, si exponemos a nuestro cuerpo a una restricción calórica excesiva puede tener efectos negativos: decaimiento y el conocido efecto rebote (nuestro cuerpo se defiende de la falta de energía asimilándola en forma de grasa).
"Los españoles consumimos más del doble de la cantidad máxima recomendada por la OMS y cuatro veces más que la cantidad ideal recomendada por este organismo. Además, los datos son alarmantes porque se espera que en 2030, se espera que el 60 por ciento de la población tendrá sobrepeso, y la OMS asocia la obesidad con 15 tipos de cáncer por lo que comemos mal y demasiado", continúa el doctor.
Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×