Para hacerlo bien... Si incorporas bruscamente fibra en tu alimentación, sobre todo si la dieta que seguías era pobre en ella, puede ocasionarte molestias gastrointestinales como gases y distensión abdominal. Lo más aconsejable es que introduzcas alimentos ricos en este componente de forma gradual y que vayas incrementando la cantidad, según se vaya adaptando tu sistema digestivo.
Si sientes efectos secundarios negativos ocasionados por la dieta o rutina de ejercicios, como mareos, náuseas, debilidad, dolor, vahídos, dolores de cabeza u otros síntomas, suspende el programa y vuelve a tu alimentación o actividades normales. Si sientes que el dolor o el malestar son graves o que tus síntomas son preocupantes, consulta a un profesional de la salud.

En la dieta para perder barriga es muy importante no pasar muchas horas sin comer y se debe evitar alimentos fritos y bebidas alcohólicas. El alcohol contiene 7 calorías por gramo, por lo que una cerveza tiene alrededor de 100 calorías y en días de mucho calor no se bebe sólo una cerveza, por eso se debe tener cuidado con las calorías extras que se ingieren con las bebidas alcohólicas, más vale beber un vaso de agua fría que es mucho más refrescante y no tiene calorías.


Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×