Sin embargo, existen píldoras que prometen ayudar en esta empresa. Assumpta Caixàs, coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), es rotunda al desaconsejar caer en la tentación de usarlas: “Las pastillas quemagrasas que se venden en supermercados o parafarmacias no han demostrado eficacia suficiente para poder ser recomendadas. Por tanto, hay que evitarlas”. Y añade: “No existe tratamiento efectivo si no se cambian los hábitos y se lleva un buen plan de alimentación y de ejercicio físico regular”. A menudo, estos remedios son píldoras con efecto diurético o laxante que sí hacen perder peso. Pero no es oro todo lo que reduce: "Se trata de pérdida de agua que se recuperará en unas horas, que puede tener efectos secundarios no deseables sobre la salud. Adelgazar es perder grasa corporal", asegura la endocrina.
Elige de forma inteligente los sustitutos de las fuentes de grasa, azúcar y calorías, que no son saludables. La mayoría de los alimentos tienen equivalentes saludables que te permitirán disfrutar de tus alimentos favoritos sin la grasa, el azúcar y las calorías innecesarias. Si cambias los alimentos y bebidas de alto contenido calórico y graso por alternativas más saludables, puedes bajar de peso más rápidamente.

“Al inicio de una dieta se pierde mucho peso y luego ya no”. Es cierto que al cambiar ciertos hábitos se puede eliminar retención de líquidos durante la primera semana de dieta. Esto significa que en la báscula se puede apreciar un cambio rápido y motivador un poco engañoso, ya que luego no se va a mantener. ¿Por qué? Porque bajar de peso en la báscula no siempre es sinónimo de adelgazar. Entendemos por adelgazar quemar grasa corporal y no eliminar agua corporal acumulada. Si se sigue de manera regular y lineal, la pérdida de peso mensual va a ser parecida durante todo el proceso, desde el segundo mes hasta el último. Uno de los motivos por los que muchas personas han experimentado una pérdida mayor al inicio de empezar una dieta que luego no se ha mantenido con el tiempo es la pérdida de motivación y, por lo tanto, el peor cumplimiento de las pautas dietéticas recomendadas.
Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×