Hoy usarás el poder de quemar grasa con la vitamina C de tu lado. La vitamina C es uno de los nutrientes más efectivos para la quema de grasa y pérdida de peso. Principalmente la encontramos en frutas y verduras, que pasan a ser los mejores aliados adelgazantes bajos en calorías, ricos en fibra como, el kiwi (80 mg / 100 g), verduras de col (57 mg en col roja y 50mg en califlor), cítricos (52 mg de limón y naranja y 37 mg en el pomelo), pimiento (160 mg medio) , berro (60 mg), hierbas aromáticas (37 mg en el perifollo, 200 mg en el perejil y el cebollino en 60mg).
En plena operación bikini los nutricionistas advierten de la necesidad de controlar la dieta. Hay que comer lo justo pero lo importante es que eso que comemos sea sano. Es decir: a la hora de intentar perder peso tenemos que cumplir un doble objetivo. Además de adelgazar tenemos que plantearnos también un cambio en nuestro modo de vida que nos sirva para hacer más ejercicio y para introducir novedades en nuestra alimentación que nos permitan ganar en salud. ¿Y cómo se puede combinar salud y pérdida de peso? Pues con una sencilla regla que los nutricionistas y otros expertos llevan años recomendando: la del 80/20.
Uno de los principales problemas de las personas que quieren subir kilos por su cuenta, es que lo hacen comiendo de una manera incorrecta, por ejemplo, eligiendo alimentos muy calóricos como alimentos fritos o productos azucarados. En nuestro centro de nutrición, siempre afrontamos estas pautas dietéticas desde un punto de vista saludable y a través de dietas equilibradas.
Lamentablemente para algunos, lo que sí funciona es una dieta balanceada, hipocalórica, acompañada de ejercicios y actividad física. “Científicamente, y que ha demostrado que resulta, es lo clásico: ingerir menos calorías, provenientes de una dieta balanceada y ejercicio físico. Solo haciendo dieta puede bajar los dos primeros meses, pero luego viene un periodo de adaptación en el que por más que restrinja la comida, no se bajará más de peso. Tiene que incluir el ejercicio”, señala Reyes.
Descansa lo suficiente. El descanso adecuado te ayudará a mantener la energía suficiente durante todo el día, haciendo que estés menos propenso a comer en exceso y a lesionarte durante la actividad física. En realidad, la deficiencia de sueño se ha relacionado con la incapacidad de perder grasa, por lo que dormir lo suficiente puede ayudarte realmente en la trayectoria hacia la pérdida de peso.[5]
Tampoco te dejes engañar por las dietas que prohíben comer determinados grupos de alimentos. Una dieta que te prohíba los hidratos de carbono, como el pan o la pasta, o que solo te deje alimentarte de fruta es insana. No te dejará incorporar todas las vitaminas y minerales que necesitas. Y, aunque es posible que te permita perder peso, lo más probable es que, a la larga, lo vuelvas a recuperar.
Si necesitas perder peso, seguir una dieta no es la solución (al menos la única). No te plantees cuidarte unos meses, tomar medicamentos, suplementos nutricionales o sustitutivos de comida para perder peso. Acude a un nutricionista que trate tu caso de forma personalizada, que te enseñe a comer, comprar y cocinar sano. En definitiva, que mejore tus hábitos.
Al cumplir los 30 empieza a haber una preocupación por la salud porque debutan algunos signos de envejecimiento (como las arrugas o la caída del pelo). Isidro menciona que “lo positivo es que la gente va concienciándose de que hay que cuidarse. Precisamente por eso hay menos prevalencia de obesidad en esta etapa de la vida. Por otro lado, los hábitos que no se modifican en esta etapa costará mucho modificarlos en el futuro”.
Sé realista sobre el tipo de ejercicio que puedes hacer al empezar un programa nuevo. Si esperas bajar de peso y no recuperarlo, tendrás que hacer algo más que un programa de ejercicios condensado. La mejor forma de empezar a hacer ejercicio es eligiendo ejercicios que en realidad vayas a hacer y a disfrutar. Si no te gusta correr, que no sea tu forma principal de ejercicio porque necesitarías mucha más motivación todos los días que si eligieras un ejercicio que en realidad disfrutes. En lugar de eso, prueba diferentes ejercicios hasta encontrar unos cuantos que realmente te gusten, como nadar, andar en bicicleta o incluso hacer Zumba.
Es natural que toda persona que desea bajar de peso quiera hacerlo rápidamente. Sin embargo, la evidencia demuestra que las personas que bajan de peso en forma gradual y constante (entre 1 y 2 libras por semana) logran mejores resultados en no volver a recuperarlo. Bajar de peso en forma saludable no se trata solamente de seguir una dieta o programa. Es llevar un estilo de vida estable que incluya cambios a largo plazo en la alimentación diaria y los hábitos de ejercicio.
Aunque combinar el entrenamiento cardiovascular con el de resistencia es importante para la salud general del cuerpo, el entrenamiento cardiovascular es lo que te ayudará a bajar de peso rápidamente. El entrenamiento de resistencia con peso no te ayudará a perder el peso de inmediato, pero puede hacer que tu metabolismo use la energía de forma más eficiente.
Los tipos de dietas vegetarianas en los Estados Unidos pueden variar enormemente. Algunas personas no comen ningún tipo de producto animal, mientras que otras consumen leche y huevos junto con los alimentos vegetales. También hay quienes se alimentan principalmente siguiendo un plan vegetariano, pero incluyen pequeñas cantidades de carne, mariscos, pollo o pavo.

Cocina alimentos que te gusten y ponlos “bonitos”. La comida debe entrar por la vista y la tenemos que disfrutar. Estar haciendo dieta de adelgazamiento no implica comer siempre lo mismo, ni aburrido, ni insípido, ni sencillo. Dedica un tiempo a preparar los alimentos, elabora platos que hagan gozo y coloca los alimentos en el plato con un poco de gracia para que sean más agradables y te satisfagan más cuando los comes.
Si, hay algunos alimentos que están diseñados para ellos. En Estados Unidos tuvieron un problema con el exceso de producción de leche y de carne de vacuno. Son un lobby muy potente. Llenaron almacenes de leche que transformaron en queso y le dieron salida con grasas saturadas con quesos cremosos e hicieron campaña de famosos con bigote blanco e inventaron snacks y comidas para las escuelas para darles salida. De los lácteos, yo salvaría el yogur.
Además de mejorar su salud, no recuperar el peso perdido probablemente mejorará su vida de diferentes maneras. Por ejemplo, un estudio que incluyó a los participantes del Registro Nacional de Control del Peso reveló que quienes perdieron una cantidad significativa de peso y no lo recuperaron, reportaron mejoras no solo en cuanto a su salud física, pero también en su nivel de energía, movilidad física, estado de ánimo general y autoestima.

Algunas dietas de moda no son saludables y no proveen todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Además, si pierde más de 3 libras (casi 1½ kilos) a la semana por varias semanas, puede aumentar la posibilidad de que desarrolle cálculos biliares (masas de material sólido en la vesícula biliar que pueden ser dolorosas). Si sigue una dieta de menos de 800 calorías al día por largo tiempo, puede llegar a tener problemas graves del corazón.
No exceda las dosis recomendadas. Mujeres embarazadas o que estén lactando, niños menores de 18 años, y personas con una condición médica conocida deben consultar a un médico antes de usar este o cualquier suplemento dietético. Mantener fuera del alcance de niños. No usar si le falta el sello de seguridad o está dañado. Almacenar a temperatura ambiente.
×