¿Cómo bajar de peso? debe ser la pregunta que muchos se hacen al momento de buscar alguna alternativa que les ayude a quemar la grasa  que se tienen en exceso y tener el peso ideal según su edad como las actividades que realiza. Por eso, si todavía no puedes liberarte de esos kilos ganados en la última celebración, pierde cuidado, que con esta dieta podrás reducir esas tallas sin dejar de comer y sin someterte a horas en el gimnasio.

Las dos comidas del día que suelen ser más complicadas son los desayunos y las cenas. Los primeros porque solemos tener poco tiempo y la industria alimentaria ha creado muchísimos productos muy rápidos de consumir, sabrosos pero de una calidad nutricional muy baja. A lo largo de toda nuestra vida, la publicidad de esta industria nos ha dicho cómo tenemos que desayunar y tenemos que desaprender muchos años de información errónea. Por eso te hemos preparado un artículo con muchos desayunos para una dieta de adelgazamiento.

Si bien agregarle menos sal a la comida cuando ya está servida o mientras la cocinas es un buen primer paso, la mayor parte de la sal que consumes proviene de alimentos enlatados o procesados, como sopas, productos horneados y alimentos congelados. Optar por alimentos frescos y preparar tú mismo las sopas y los estofados son medidas que pueden ayudarte a reducir la cantidad de sal que consumes.


Se cree que una concentración muy alta de cetona de frambuesa aumenta la liberación de adiponectina, que acelera la descomposición de la grasa. Usted nunca podría comer suficientes frambuesas para obtener una cantidad significativa de cetona, pero puede obtener una dosis concentrada en una pastilla. Otra manera de aumentar la adiponectina es hacer ejercicio.

Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×