Consejo: Fíjese en la información nutricional de los alimentos enlatados, congelados y en funda. Busque alimentos que sean ricos en calcio, fibra, potasio, proteína y vitamina D. También busque alimentos que sean bajos en azúcares agregadas, grasas saturadas y sodio. Para obtener más consejos, consulte "La buena compra de vegetales y frutas" (PDF, 67 KB) y "Healthy Eating on a Budget", ambos en el sitio web de MiPlato (vea la sección de "Información adicional").
En plena operación bikini los nutricionistas advierten de la necesidad de controlar la dieta. Hay que comer lo justo pero lo importante es que eso que comemos sea sano. Es decir: a la hora de intentar perder peso tenemos que cumplir un doble objetivo. Además de adelgazar tenemos que plantearnos también un cambio en nuestro modo de vida que nos sirva para hacer más ejercicio y para introducir novedades en nuestra alimentación que nos permitan ganar en salud. ¿Y cómo se puede combinar salud y pérdida de peso? Pues con una sencilla regla que los nutricionistas y otros expertos llevan años recomendando: la del 80/20.
En el Hospital Universitario HM Sanchinarro, por el contrario, apuestan por otras opciones: “Ningún fármaco ha demostrado ser más efectivo que un programa dietético controlado, o que una intervención de endoscopia bariátrica como el balón intragástrico o el método Apollo, tratamientos sin cirugía que disminuyen la capacidad del estómago del paciente”, afirma López-Nava. Él es el autor del artículo publicado recientemente en la revista Endoscopy International, donde avala los buenos resultados del método endoscópico en los tratamientos contra la obesidad.
Sin importar lo que diga el artículo de una revista, ¡no es posible adelgazar solo un área! Cuando el cuerpo quema grasa, la toma de todo el cuerpo, aunque solo se hagan abdominales. ¡Ninguna cantidad de abdominales eliminará esa barriga si no haces también ejercicio aeróbico y dieta! El abdomen de lavadero no resulta por hacer millones de abdominales, sino por tener niveles bajos de grasa corporal. Así que, si ese es tu objetivo, asegúrate de hacer mucho ejercicio aeróbico, además de tu rutina de abdominales.
Tenemos la idea de que quienes eliminan más calorías de su alimentación logran bajar de peso más fácilmente. Aunque esto puede ser cierto al inicio, cuando nuestro cuerpo se da cuenta de que le damos menos calorías comienza a acumular grasa para incrementar sus reservas de energía. Por ello, comer más acelera tu metabolismo, siempre y cuando elijas alimentos sanos y que aporten nutrientes.

Pero, ¿en qué consiste esta regla? Pues en concentrar entre un 80 y un cien por cien de tu dieta en alimentos sanos (frutas, verduras, agua, pescado o café) y sólo entre un 0 y un 20 de cosas menos sanas como galletas o comida rápida. Es decir: estar a dieta no significa que nunca te puedas comer una pizza o un menú de un hamburguesería. De hecho hay expertos que señalan que es bueno hacerlo de vez en cuanto para que el cuerpo no se acostumbre constantemente a que le falten calorías. Algunos (como ya te contamos en este artículo) llegan a decir que puedes comer todo lo que quieras siempre y cuando te muevas una vez que acabes de almorzar o de cenar.

Cuenta las calorías. Saber la cantidad mínima de calorías que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente te ayudará a definir un plan de comidas personalizado y saludable. Las necesidades calóricas individuales pueden variar según la edad, el sexo, la altura y el nivel de actividad. Hay algunas calculadoras en línea que puedes usar para determinar la cantidad de calorías que debes consumir cada día.[13]
En la década de los 40 años en la mujer aparece la menopausia y los problemas derivados del cambio hormonal que supone. En función del estado de cada fémina, tendrá que llevar a cabo un cambio nutricional, incorporando el calcio a su dieta. “Las mujeres con osteopenia no asimilan bien el calcio porque no tienen suficiente vitamina D3. Esta vitamina, además de estar presente en algunos alimentos, se encuentra en el sol. Por eso se recomienda hacer ejercicio al aire libre. Si no es posible, hay que empezar a tomar suplementos de vitamina D”, resume Isidro.
Los cereales integrales son una buena fuente de fibra y de otros nutrientes que cumplen un papel importante en la regulación de la presión arterial y en la salud del corazón. Para aumentar la cantidad de cereales integrales en una dieta saludable para el corazón, sustituye los productos de granos refinados. O bien, aventúrate y prueba un cereal integral diferente, como el farro integral, la quinua o la cebada.

No exceda las dosis recomendadas. Mujeres embarazadas o que estén lactando, niños menores de 18 años, y personas con una condición médica conocida deben consultar a un médico antes de usar este o cualquier suplemento dietético. Mantener fuera del alcance de niños. No usar si le falta el sello de seguridad o está dañado. Almacenar a temperatura ambiente.

×