Haz que la compra sea variada. No cojas siempre el mismo pescado o la misma verdura. Eso crea monotonía. Aprovecha los productos de temporada y ten en cuenta los precios y ofertas.  No caigas en el error de comprar refrescos, bollería o helados por si viene alguien a tu casa o para tener para los niños. Son productos insanos para ti y por supuesto para tus hijos. Si lo tienes en casa en muy probable que acabes cayendo en la tentación.

Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×