Lamentablemente para algunos, lo que sí funciona es una dieta balanceada, hipocalórica, acompañada de ejercicios y actividad física. “Científicamente, y que ha demostrado que resulta, es lo clásico: ingerir menos calorías, provenientes de una dieta balanceada y ejercicio físico. Solo haciendo dieta puede bajar los dos primeros meses, pero luego viene un periodo de adaptación en el que por más que restrinja la comida, no se bajará más de peso. Tiene que incluir el ejercicio”, señala Reyes.
Sin embargo, existen píldoras que prometen ayudar en esta empresa. Assumpta Caixàs, coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), es rotunda al desaconsejar caer en la tentación de usarlas: “Las pastillas quemagrasas que se venden en supermercados o parafarmacias no han demostrado eficacia suficiente para poder ser recomendadas. Por tanto, hay que evitarlas”. Y añade: “No existe tratamiento efectivo si no se cambian los hábitos y se lleva un buen plan de alimentación y de ejercicio físico regular”. A menudo, estos remedios son píldoras con efecto diurético o laxante que sí hacen perder peso. Pero no es oro todo lo que reduce: "Se trata de pérdida de agua que se recuperará en unas horas, que puede tener efectos secundarios no deseables sobre la salud. Adelgazar es perder grasa corporal", asegura la endocrina.
Seamos realistas: ya ni operación bikini ni nada. No te da tiempo. Lo has intentado y tal, pero las terrazas y el buen tiempo te han boicoteado la dieta. ¡Malditas! Bueno, aún te quedan unos días para irte a la playa a lucir cuerpazo, de bueno, no de grande. Te proponemos un reto: una dieta de dos semanas para que pierdas esos cinco kilitos que te sobran (son más, pero los otros los dejamos para septiembre mejor).
¡Hola Tania! Gracias por la información tan útil. Pondré en práctica estos consejos para mejorar mi muy trastocada alimentación. Un consejo que recuerdo haber leído en un lugar es el de que si tienes ganas de una comida chatarra, la comas, pero prepárala tú mismo en tu cocina. Así, si quieres comer unas papas a la francesa en vez de ir a comprarlas, házlas en casa. Es útil porque para preparar una pequeña cantidad tendrás que ir a comprar las papas, lavarlas, pelarlas, cortarlas, freirlas, etc., además de todo el desastre que dejarás en la cocina y los trastes que ensuciarás. Para cuando las termines de preparar el gusto de comerlas no se verá redituado por todo la extenuante labor de preparlas, por lo que con el tiempo te irás desmotivando a seguir comiéndolas porque asociarás un largo procedimiento con una recompensa muy escasa.

Si por el contrario estás acostumbrado a realizar ejercicios aeróbicos, independientemente de la modalidad de ejercicio elegida (spinning, running o natación), pásate al ejercicio por intervalos. Con media hora al día, será suficiente. 8 minutos de calentamiento, 15 de ejercicio por intervalos en los que alternes 1 minuto de ejercicio fuerte con 1 más lento y 7 minutos de enfriamiento.

La sibutramina actúa disminuyendo el hambre y haciendo con que la sensación de saciedad llegue más rápido al cerebro, ayudando a controlar la cantidad de comida ingerida. De esta forma, este medicamento puede ser usado como primer tratamiento en personas con obesidad. Cabe acotar que en algunos países de América Latina su uso ha sido restringido, debido a sus efectos secundarios. 
×