Después de estudiar a más de 20.000 personas durante las últimas dos décadas en el proyecto SUN (Seguimiento de la Universidad de Navarra), el doctor Miguel Ángel Martínez González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Navarra, que ha trabajado con Walter Willet, asesor de Barack y Michelle Obama en Harvard desde junio de 2017, y es uno de los creadores y directores de Predimed, el mayor estudio científico hecho nunca en Europa sobre nutrición y uno de los más importantes llevados a cabo en el mundo (un proyecto financiado y avalado por la Universidad de Harvard, el gobierno de EEUU y el Instituto de Salud Carlos III) nos cuenta por qué debemos seguir una dieta mediterránea para controlar nuestro peso, adelgazar y perder peso y por qué nuestro estilo de vida es mucho más importante que nuestra genética según sus estudios "de cada 100 personas que han sufrido un infarto, sólo cinco tenían una predisposición directa en sus genes" y nos asegura que "la dieta y el estilo de vida tienen el poder de contrarrestar el efecto de los genes más perversos".
Deja las bebidas azucaradas. Bebe jugos bajos en calorías 100% de fruta natural, agua mineral o agua pura, en lugar de bebidas gaseosas, bebidas energéticas, cafés con saborizantes y martinis. Reducir las calorías con sustitutos puede ser mucho más fácil de lo que crees. Por ejemplo: un café con leche por la mañana puede contener 500 calorías. Dado que ½ kg (1 libra) de grasa corporal (que se suba o se pierda) equivale aproximadamente a 3500 calorías, si sustituyes esa rica bebida por café negro, puedes perder ½ kg (1 libra) a la semana.[16]
Algunos remedios naturales como el té verde, el chitosán y las bayas de goji son excelentes para favorecer la pérdida de peso. También existen medicamentos de farmacia como el Saxenda y el Orlistat, siendo importante que el medicamento sea indicado por un médico, ya que el tipo de medicamento y la dosis dependerán de las necesidades individuales de la persona. 
×