People are suffering, the world is suffering, and relief is being asked for, cried for, prayed for. Another human story exists to replace the self-destructive mythic addictions of modernity. A story of human lifeways repatterned onto principles of organismic growth and evolution, healthy ecological relations, and recognition of the worlds of spirit and vitality. This story comes from an in-place wisdom native to this earth, and it is breaking like a wave upon this planet. The knowledge that runs this story is now growing like mycelium through the cultural deadwood of the colonizers. It is coming out of the forests and deserts and mountains, out of the many earth-based cultures whose wisdoms are spreading through the air (and electronic) currents of world. It is working through people in the West who are returning home to the community of life, who are engaged in healing themselves and others of the chronic homesickness that manifests in so many of the ills of modernity. This is what the world-wide renaissance in the way of the plants is about. This is why herbalist Rosemary Gladstar calls plants “the umbilical cords to the planet.”
According to Schultes and Winkelman (1996), “Diet is viewed as a tool helping to maintain the altered state of consciousness (ASC) which permits the plant teacher to instruct, provide knowledge, and enable the initiate to acquire power. The diet is viewed as a means of making the mind operate differently, providing access to wisdom and lucid dreams. These regimens provide strength . . . .” In Luna’s studies of aya-huasca shamanism in Peru, he likewise says that the “necessity of diet — which includes sexual segregation — to learn from the plants was stressed by every vegetalista I met” (1991).
Cuando utilices grasas, escoge las grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva o el aceite de canola. Las grasas poliinsaturadas, que se encuentran en determinados pescados, en el aguacate, en las nueces y en las semillas, también son una buena opción para seguir una dieta saludable para el corazón. Cuando se utilizan en lugar de las grasas saturadas, las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas pueden ayudarte a disminuir tu nivel total de colesterol en sangre. Pero es esencial que seas moderado. Todos los tipos de grasa tienen alto contenido de calorías.
Es perfecta para eliminar los kilos que te hayan sobrado después de la lactancia. También te valdrá para luchar contra esos kilos de más que año tras año y de forma insidiosa se va sumando a los ya ganados. Un día te convences y declaras: "¡basta! Ha llegado el momento de empezar a comer bien los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo". 
El doctor Gontrand López-Nava, de la Unidad de Endoscopia Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro, asegura que no son la panacea: “Son fármacos que actúan en el sistema nervioso central, concretamente en los complejos circuitos hipotalámicos del hambre y saciedad. Algunos son antihistamínicos -medicinas que sirven para reducir o eliminar los efectos de las alergias- que provocan pérdida de apetito, otros, por ejemplo, son antiepilépticos con el mismo efecto secundario. Son nuevas moléculas pero con mecanismos de acción muy conocidos. Por desgracia, no aportarán ninguna solución fácil ni de posible utilización generalizada”. La doctora Monereo pone el primer impedimento: “No tienen indicación en personas que quieren adelgazar por estética”. Caixàs lo aclara: “Solo si existe un diagnóstico de obesidad según el consenso SEEDO de 2007. Es decir, un índice de masa corporal (IMC: peso dividido entre la altura al cuadrado) mayor de 30 kg/m2; o de sobrepeso con más de 27 kg/m2 combinado con diabetes, dislipemia, hipertensión o apneas del sueño. Y, aún así, solo se recomiendan cuando no se han alcanzado los objetivos de pérdida de peso de más del 5% al cabo de tres o seis meses siguiendo un programa estructurado de cambios en el estilo de vida”.
Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×