Mi experiencia con Alimenta ha sido muy buena, mi problema eran esos kilos que te llegan tras la menopausia y que por mucho que yo intentara que no fuesen a más no lo conseguía sola, acudí a vosotros y con ayuda de Adriana sus consejos, y todo mi esfuerzo para llevar una dieta más adecuada y con pautas mucho más saludables estoy consiguiendo el reto que me propuse en mayo, estoy contenta y me siento mucho mejor y con mas vitalidad.
Haz la dieta paleolítica. Hace muchísimos años, cuando los hombres de las cavernas todavía dominaban la tierra, no tenían tiempo para hornear bizcochos o freír papas. La dieta paleolítica busca recrear la misma dieta que nuestros primeros ancestros comieron, afirmando que nuestros organismos no están hechos para los ingredientes modernos y los estilos de cocina. En esta dieta hay que comer carne, verduras, frutas y otros alimentos que estaban disponibles en ese entonces y evitar cualquier alimento que la gente paleolítica no tenía.
Los productos con calorías vacías son aquellos que aportan energía pero no nutrientes. Es decir, que aunque los tomamos no sustituyen una comida o alimento necesario por su contenido nutricional. El ejemplo más claro son las bebidas alcohólicas, aportan 7 kcal de cada gramo de alcohol pero no vitaminas, minerales, fibra, proteínas, etc. Otros alimentos que podríamos considerar dentro de este grupo son los refrescos, que a pesar de tener azúcar que nos nutre, son bebidas no saludables, totalmente prescindibles y con un elevado contenido calórico.
NO PASAR HAMBRE: Las dos primeras semanas pueden resultar las más duras, pudiendo llegar a notar cierta sensación de hambre en estos primeros días, pero debe ser una sensación pasajera hasta que el estómago se acostumbre a los nuevos hábitos. Es totalmente imposible mantener en el tiempo una dieta en la que se pasa hambre. A menudo, me encuentro con personas que han seguido una dieta estricta y poco saludable bajo la promesa de perder peso rápido. Esto suele desencadenar en un efecto rebote en el peso corporal y daños psicológicos en la persona, que termina por sentir cierta sensación de fracaso. Siempre que se afronte una dieta debe hacerse sin poner en riesgo la salud.
NO PASAR HAMBRE: Las dos primeras semanas pueden resultar las más duras, pudiendo llegar a notar cierta sensación de hambre en estos primeros días, pero debe ser una sensación pasajera hasta que el estómago se acostumbre a los nuevos hábitos. Es totalmente imposible mantener en el tiempo una dieta en la que se pasa hambre. A menudo, me encuentro con personas que han seguido una dieta estricta y poco saludable bajo la promesa de perder peso rápido. Esto suele desencadenar en un efecto rebote en el peso corporal y daños psicológicos en la persona, que termina por sentir cierta sensación de fracaso. Siempre que se afronte una dieta debe hacerse sin poner en riesgo la salud.
La sibutramina actúa disminuyendo el hambre y haciendo con que la sensación de saciedad llegue más rápido al cerebro, ayudando a controlar la cantidad de comida ingerida. De esta forma, este medicamento puede ser usado como primer tratamiento en personas con obesidad. Cabe acotar que en algunos países de América Latina su uso ha sido restringido, debido a sus efectos secundarios. 
×