Hay una lista extensa de pastillas para adelgazar sin rebote, muchas certificadas, otras no, en la mayoría se pueden encontrar testimonio positivos, sin embargo, hay que recordar que cada organismo reaccionará de manera distinta ante los ingredientes ya sea naturales o químicos que contengan, por lo cual se aconseja acudir a un médico o experto, antes de comenzar a tomar cualquier tratamiento, para prevenir alteraciones que se puedan presentar en la salud, además de que algunas pueden tener efectos secundarios.

Las que más te convienen son las que te aportan el pescado y el marisco. Ambos son ricos en proteínas, grasas omega 3, minerales, vitaminas... y resultan ligeros. En cuanto a la carne, ten en cuenta que además de proteínas aporta grasas saturadas, colesterol y muchas calorías. Por tanto, debes tomarla con moderación (y preferiblemente blanca) y combinarla siempre de una buena ración de vegetales.


En una olla grande añade una cucharada de aceite de oliva, cuando esté caliente añade 3 dientes de ajo enteros y remueve para que no se quemen y se doren. Cuando estén doraditos añade las judías pintas (que previamente habrán estado en remojo un día), remueve unos minutos, añade agua (3 veces más que el peso de las judías) y 2 hojas de laurel. Tapa la olla y deja hervir hasta que estén cocidas.
Un beneficio adicional de la cafeína es que reduce el hambre sin añadir calorías a nuestra dieta diaria. En pocas palabras, la cafeína contenida en PhenQ reduce de 200-300 calorías por día, además de que le ahorra dinero al omitir su necesidad diaria para comprar café con leche o capuchinos. Al tomar PhenQ, usted no tendrá que tomar ni un café más.
Sin embargo, existen píldoras que prometen ayudar en esta empresa. Assumpta Caixàs, coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), es rotunda al desaconsejar caer en la tentación de usarlas: “Las pastillas quemagrasas que se venden en supermercados o parafarmacias no han demostrado eficacia suficiente para poder ser recomendadas. Por tanto, hay que evitarlas”. Y añade: “No existe tratamiento efectivo si no se cambian los hábitos y se lleva un buen plan de alimentación y de ejercicio físico regular”. A menudo, estos remedios son píldoras con efecto diurético o laxante que sí hacen perder peso. Pero no es oro todo lo que reduce: "Se trata de pérdida de agua que se recuperará en unas horas, que puede tener efectos secundarios no deseables sobre la salud. Adelgazar es perder grasa corporal", asegura la endocrina.
No podríamos definir la dieta de la alcachofa como un régimen nutricional que pudiéramos seguir en el corto, medio y largo plazo. Esta, se trata de una forma de perder volumen, agua y algo de grasa corporal en un periodo de tiempo relativamente corto. Es perfecta para depurar el organismo, limpiarlo de cualquier posible toxina que los años (o los últimos excesos) hayan dejado en nuestro organismo y vernos más deshinchados.
Al cumplir los 30 empieza a haber una preocupación por la salud porque debutan algunos signos de envejecimiento (como las arrugas o la caída del pelo). Isidro menciona que “lo positivo es que la gente va concienciándose de que hay que cuidarse. Precisamente por eso hay menos prevalencia de obesidad en esta etapa de la vida. Por otro lado, los hábitos que no se modifican en esta etapa costará mucho modificarlos en el futuro”.
El mejor es el yogur y el queso, en pequeñas cantidades porque tienen muchas sales y calorías además de grasas saturadas. Cenar yogur y fruta es bueno pero hay que mirar la etiqueta del yogur porque algunos tienen mucho azúcar: mejor elegir un yogur normal o un griego. Hay estudios que aseguran que quien toma yogur, evita ganar peso. Con uno o dos al día, suficiente.
Hay muchos mitos y falsas creencias sobre cómo comer de manera saludable y cómo debe ser una dieta para adelgazar. En gran parte tenemos culpa los profesionales de la salud que somos los responsables de explicar los cambios en las recomendaciones y no siempre se realiza correctamente. ¿Cambios? Pues sí, la nutrición es una ciencia, lo que significa que continuamente se está investigando sobre ello y las recomendaciones cambian con los años. Por ejemplo me gustaría destacar algunos de estos cambios:
Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×