Terminar satisfecho con los resultados depende de tus expectativas. Te ayudamos a analizar qué es lo que puedes conseguir y en cuanto tiempo puedes hacerlo. Durante todos los controles de seguimiento que realizamos marcamos pequeños objetivos y vamos hablando sobre las expectativas que se crean para asegurarnos, por un lado de que “consigues lo que esperas” y de que “esperas lo que puedes conseguir”.

Bajar de peso con demasiada rapidez es peligroso y puede tener efectos negativos en la salud. A pesar del título del presente artículo, es mejor ponerse en forma lentamente. La pérdida prolongada y excesiva de peso puede causar problemas de salud considerables. La forma más segura y sostenible de bajar de peso es hacerlo lentamente y con la orientación de un profesional de la salud.
Se trata de un régimen con un enfoque basado en el “hazlo tú mismo”: es muy flexible pero requiere un gran compromiso, dado que no está tan pautada como otras dietas. La clave del plan reside en la reducción a la mínima expresión del consumo de grasas, en particular las grasas saturadas (lácteos enteros, fritos, carnes grasas…). Por lo demás, se prima el consumo de cereales integrales, fruta, vegetales, pescado y pollo (sin la piel).
Puedes prepararte táper sanos para la semana y luego los vas sacando. Eso es una solución a la que podemos recurrir. Recuerdo cuando vivía en Minnesota, tenía un vecino que me decía... yo como tengo mucho trabajo, como barritas energéticas sólo y le hice un sofrito con tomate, cebolla, pimiento rojo, ajo y aceite de oliva virgen extra y lo probó y le encantó y estaba feliz porque podía combinarlo con muchos alimentos que tenía en su nevera.
Algunos remedios naturales como el té verde, el chitosán y las bayas de goji son excelentes para favorecer la pérdida de peso. También existen medicamentos de farmacia como el Saxenda y el Orlistat, siendo importante que el medicamento sea indicado por un médico, ya que el tipo de medicamento y la dosis dependerán de las necesidades individuales de la persona. 
×