Hazte un lavado de colon. Los lavados de colon pueden ser perjudiciales si se hacen de forma incorrecta o simplemente para bajar de peso. Consulta con un médico antes de considerarlo.[19] Algunos spas ofrecen tratamientos de irrigación de colon, que implican el lavado físico del colon con grandes cantidades de agua para eliminar la acumulación fecal. Este proceso puede ayudar a algunas personas que sufren de hinchazón, gases y estreñimiento y se afirma que estimula la pérdida de peso en algunas personas.
Es perfecta para eliminar los kilos que te hayan sobrado después de la lactancia. También te valdrá para luchar contra esos kilos de más que año tras año y de forma insidiosa se va sumando a los ya ganados. Un día te convences y declaras: "¡basta! Ha llegado el momento de empezar a comer bien los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo". 
El pescado es otra excelente alternativa para reemplazar las carnes con alto contenido de grasa. Y ciertos tipos de pescado tienen alto contenido de ácidos grasos omega-3, que pueden reducir las grasas en sangre llamadas «triglicéridos». Los pescados con mayor cantidad de ácidos grasos omega-3 son los de agua fría, como el salmón, la caballa y el arenque. Otras fuentes son las semillas de lino, las nueces, la soja y el aceite de canola.
La enuresis es un trastorno basado en la eliminación nocturna, involuntaria y... Ver másLa enuresis es un trastorno basado en la eliminación nocturna, involuntaria y funcionalmente normal de orina que ocurre a una edad en la que cabe esperarse en el niño una control voluntaria del pies. Los expertos insisten en la necesidad de que sea el pediatra quien diagnostique el problema y esta... Cómo tratar la enuresis en niños Ocultar
Básicamente aquellos que no sólo nos proporcionen grandes cantidades de energía, sino que además lo hagan de forma rápida. Este es el caso del azúcar, las harinas y arroces refinados -presentes en la mayoría de pastas, panes y arroces que consumimos habitualmente, así como refrescos y zumos industriales. Estos productos generan subidas tremendamente rápidas de azúcar en sangre, lo cual estimula una hormona que se llama insulina que actúa introduciendo azúcar dentro de nuestros músculos -lo que a priori podría ser positivo-, solo que cuando la subida de azúcar es brusca y en grandes cantidades esta insulina puede estimular también la entrada de esa energía a otro tipo de células llamadas adipocitos, las cuales están relacionadas con el incremento del tejido graso.
Piensa antes de comer. No tienes que renunciar a las bebidas y comidas que te gustan simplemente debes reducir un poco la ingesta de las más calóricas e introducir opciones más saludables. Muévete. Mantente de pie y anda todo lo que puedas. Todos los pasos cuentan si tratas de perder peso. Sube las escaleras en vez de usar el ascensor, aparca más lejos y anda. Moverse es la mejor manera de cumplir tus objetivos cuanto antes.
Para poder llevar a cabo la dieta tienes que tener siempre en casa frutas y verduras. Lo ideal es que compres al menos una vez a la semana frutas y verduras frescas variadas (para ensaladas, cremas de verduras, saltearlas, para hervir…). Y por si la semana se te complica y no tienes tiempo, siempre va bien tener en casa conservas de verduras como espárragos o alcachofas que te solucionan una cena.
Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×