A mi edad no es fácil bajar de peso. Uno baja fácil a los 15, a los 25, pero la dificultad para bajar de peso parece ser directamente proporcional a la edad. Y no es que yo sea viejita, no, claro que no, solo tengo 30 años, pero la verdad no tenía mucha ilusión de poder conseguirlo y ya lo había intentado con varios sistemas y dietas, sin que ninguno hubiera jamás resultado.
Verdad: Las dietas de moda no son la mejor manera de perder peso permanentemente. Este tipo de dieta generalmente promete que usted perderá peso rápidamente. Le hacen reducir estrictamente lo que come o evitar ciertos tipos de alimentos. Es posible que al principio sí pierda peso, pero es difícil continuar este tipo de dieta. La mayoría de las personas pronto se cansan de seguirlas y vuelven a subir el peso que habían perdido.
En plena operación bikini los nutricionistas advierten de la necesidad de controlar la dieta. Hay que comer lo justo pero lo importante es que eso que comemos sea sano. Es decir: a la hora de intentar perder peso tenemos que cumplir un doble objetivo. Además de adelgazar tenemos que plantearnos también un cambio en nuestro modo de vida que nos sirva para hacer más ejercicio y para introducir novedades en nuestra alimentación que nos permitan ganar en salud. ¿Y cómo se puede combinar salud y pérdida de peso? Pues con una sencilla regla que los nutricionistas y otros expertos llevan años recomendando: la del 80/20.

Hola, tengo 16 años y mido 1,65m y pesos 67kg, se que estoy ” gorda” porque gasto una 40-42, el problema es que mi madre tubo un trastorno alimenticio de joven y no quiere que yo haga dieta ni nada de eso, ya que tiene miedo a que me pase lo mismo, como convenzco a mi madre? Ya q mi padre está de acuerdo, y por cierto ya he intentado otras dietas y salir a caminar pero nada lo max. que he llegado a bajar a sido 1kg. Yo me desespero 😂


Hola Ángela, tener una talla 40 o una talla 42 no es indicativo de sobrepeso. Deberíamos valorar otros factores como tu IMC y tu composición corporal. Entiendo la preocupación de tu madre. Quizá si la convences para que hable con nosotros por teléfono sería más fácil, así verá que trabajamos con dietas saludables y que adelgazar no es sinónimo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria. Un saludo.

¿Y cuáles son estos factores? El 1tipo de alimentos que invaden los supermercados, con una alta densidad energética ricos en azúcares y grasas no saludables, la 2publicidad y el marketing que nos envuelve y nos incita a comprar determinados productos, el 3entorno social, la 4automatización de las tareas domésticas o la 5disponibilidad de automóviles que reducen nuestra actividad física.
Esto sucede con muchas de las pastillas que no tienen entre sus componentes fármacos tipo droga. Es decir, los suplementos dietéticos creados a base de semillas, plantas y frutas, por lo general no cuentan con permiso de la Food and Drug Administration. Por lo general, estos se venden sin receta y existe el riesgo de adquirir un remedio que no sea seguro.
Adapto las dietas a cada persona. El tipo de pautas dietéticas que hago son hipocalóricas, basadas en el concepto de dieta equilibrada. Una dieta hipocalórica es aquella en la que se aporta al organismo menos calorías de las que se gastan durante el día. Calculo el gasto energético de cada persona (según peso, sexo, edad, trabajo, ejercicio diario,…)
Ya tienes claro que quieres perder peso y sabes cuáles son los motivos por los que lo haces. Llega el momento de hacer cambios, aprender y salir de tu zona de confort. Tus costumbres y tus hábitos actuales están haciendo que tu peso aumente, y con ello el riesgo de sufrir problemas de salud.  Olvídate de las dietas de moda que prometen milagros. Necesitas, no solo perder peso, sino mejorar tu relación con la comida, saber cuáles son tus errores y, cómo mejorar tus hábitos.
Consejo: Fíjese en la información nutricional de los alimentos enlatados, congelados y en funda. Busque alimentos que sean ricos en calcio, fibra, potasio, proteína y vitamina D. También busque alimentos que sean bajos en azúcares agregadas, grasas saturadas y sodio. Para obtener más consejos, consulte "La buena compra de vegetales y frutas" (PDF, 67 KB) y "Healthy Eating on a Budget", ambos en el sitio web de MiPlato (vea la sección de "Información adicional").
“Para bajar de peso hay que pasar hambre”. Esta afirmación es absolutamente falsa. La mayoría de nuestros pacientes afirman comer más de lo que comían antes. Aunque sí hay que admitir que hay personas que sí experimentan hambre, sobre todo durante las primeras 2 semanas. Esta sensación irá menguando a medida que el estómago se vaya acostumbrando a las nuevas cantidades y reduzca su tamaño. En esos casos hay que tener un poco más de paciencia y esperar a que la sensación vaya desapareciendo. Además, hay que tener presente que uno no debe comer todo lo que quiera cuando quiera, y eso puede generar deseos concretos y apetencia por ciertos alimentos.
Haz la dieta de alimentos crudos. Los dietistas dan la advertencia que seguir esta dieta durante largos periodos de tiempo te puede dejar sin nutrientes esenciales. Si no te gusta la carne y estás cansado de cocinar, esta dieta es para ti. La dieta de alimentos crudos consiste enteramente en alimentos que no se han cocinado. Bajas de peso consumiendo muchas verduras frescas y frutas. La leche de coco, las frutas secas, las semillas y otros alimentos crudos también están permitidos en esta dieta.[23]
Lo mismo puede suceder con los alimentos y dulces. Si nos visualizamos comiendo un dulce, nuestros cuerpos producen la misma respuesta de dopamina, como si en realidad estuviéramos comiendo dulces. Por lo tanto, cuando de verdad tienes al alcance el dulce, tu respuesta emocional no es tan fuerte y se come mucho menos, o se vuelve mucho más fácil ignorar este antojo.

Los productos con calorías vacías son aquellos que aportan energía pero no nutrientes. Es decir, que aunque los tomamos no sustituyen una comida o alimento necesario por su contenido nutricional. El ejemplo más claro son las bebidas alcohólicas, aportan 7 kcal de cada gramo de alcohol pero no vitaminas, minerales, fibra, proteínas, etc. Otros alimentos que podríamos considerar dentro de este grupo son los refrescos, que a pesar de tener azúcar que nos nutre, son bebidas no saludables, totalmente prescindibles y con un elevado contenido calórico.

La incidencia de sobrepeso y obesidad tanto en adultos como niños no para de crecer.  Cada vez son más las personas que lo sufren y parece que esta tendencia no vaya a cambiar en los próximos años. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2030 el 58% de los españoles sufrirán sobrepeso y el 21% obesidad. Dicho esto, está claro que algo estamos haciendo mal, sin ir más lejos todo lo que nos rodea.
Hay una lista extensa de pastillas para adelgazar sin rebote, muchas certificadas, otras no, en la mayoría se pueden encontrar testimonio positivos, sin embargo, hay que recordar que cada organismo reaccionará de manera distinta ante los ingredientes ya sea naturales o químicos que contengan, por lo cual se aconseja acudir a un médico o experto, antes de comenzar a tomar cualquier tratamiento, para prevenir alteraciones que se puedan presentar en la salud, además de que algunas pueden tener efectos secundarios.
Bueno, en primer lugar, esto suprimirá su apetito general, lo que hace más fácil para que usted pueda comer menos y mejorar sus hábitos alimenticios en general. Sin embargo, PhenQ es una versión mucho menos extrema de otras píldoras supresoras del apetito, por lo que no tiene todas las mismas desventajas asociadas con otras pastillas para adelgazar rapido.
×