“Para bajar de peso hay que pasar hambre”. Esta afirmación es absolutamente falsa. La mayoría de nuestros pacientes afirman comer más de lo que comían antes. Aunque sí hay que admitir que hay personas que sí experimentan hambre, sobre todo durante las primeras 2 semanas. Esta sensación irá menguando a medida que el estómago se vaya acostumbrando a las nuevas cantidades y reduzca su tamaño. En esos casos hay que tener un poco más de paciencia y esperar a que la sensación vaya desapareciendo. Además, hay que tener presente que uno no debe comer todo lo que quiera cuando quiera, y eso puede generar deseos concretos y apetencia por ciertos alimentos.
La dosis recomendada es de 1 comprimido al día antes de cada una de las 3 comidas principales. La cafeína total en las tres píldoras es de unos 60 mg, que no es mucho en comparación con otras pastillas para adelgazar mencionadas aquí. Si usted no está ya condicionado a los efectos de la cafeína, este suplemento puede crear supresión del apetito y aumento de la termogénesis para usted.

Resulta obvio este punto. Pero muchas veces somos víctimas del marketing de los productos y no buscamos testimonios o comentarios de la efectividad de la pastilla. Hay que asegurarse antes de comparar pastillas, aunque nos las hayan recomendado, que éstas de acuerdo a los ingredientes de las cuales están hechas, sean y se haya probado su efectividad, muchas pastillas no contienen el ingrediente que dicen.


La sibutramina actúa disminuyendo el hambre y haciendo con que la sensación de saciedad llegue más rápido al cerebro, ayudando a controlar la cantidad de comida ingerida. De esta forma, este medicamento puede ser usado como primer tratamiento en personas con obesidad. Cabe acotar que en algunos países de América Latina su uso ha sido restringido, debido a sus efectos secundarios. 
×