Según los especialistas, las pastillas para adelgazar se dividen en dos grupos: de composición natural y farmacológica. Dependiendo de la marca o laboratorio, la mayoría de estos medicamentos funcionan como inhibidores de apetito o quemadores de grasa. El problema, muchas veces, surge cuando las personas se suministran las píldoras sin previa evaluación médica, pues se pueden conseguir fácilmente en distintas farmacias o por Internet.
La sibutramina actúa disminuyendo el hambre y haciendo con que la sensación de saciedad llegue más rápido al cerebro, ayudando a controlar la cantidad de comida ingerida. De esta forma, este medicamento puede ser usado como primer tratamiento en personas con obesidad. Cabe acotar que en algunos países de América Latina su uso ha sido restringido, debido a sus efectos secundarios. 
×