Y es que el cuerpo tiende a perder masa muscular. Es por eso que es fundamental que hagas más entrenamientos de fuerza y menos de cardio. Es decir: más músculo y menos carrera o bicicleta. Pero también es importante la alimentación. No hay ninguna sustancia por si misma que actúe de acelerador total del metabolismo. El cuerpo cada vez necesita menos "energía" pero sí que hay ciertos alimentos que pueden contribuir a que tu organismo funcione mejor y por lo tanto se acelere al menos en parte el metabolismo. Y te damos ocho ejemplos: la manzana el aguacate, el brócoli, la canela, la avena, el té verde (recuerda que a la hora de hacer dieta también es importante lo que bebes y que en este enlace te contamos varias bebidas que puedes consumir a diario o mientras comes o cenas y que tienen cero calorías) y la fruta en general. Es importante que huyas del mito de que la fruta tiene demasiado azúcar o que engorda.
¿Alguna vez has escuchado que no hay que mezclar un grupo de alimentos con otro? – “No comas hidratos y grasas porque entonces engordarás más”. Bien, pues en este método de lo que se trata es de precisamente hacer eso: aprender a combinar aquellos alimentos que sí que permiten perder grasa y adelgazar de forma eficiente así como nutrirnos con los alimentos correctos en los momentos adecuados.

No te saltes las comidas. Un desayuno saludable aumenta tu tasa metabólica en reposo al empezar el día, mantiene elevados tus niveles de energía y puede ayudarte durante todo el día a resistir las ganas de comer bocadillos con muchas calorías. Planea comer un bocadillo o una comida pequeña cada 2 o 4 horas para mantener activo el metabolismo. Comer con regularidad también mantiene estable el nivel de azúcar en sangre y reduce tu impulso de ingerir calorías en exceso o de desviarte de tu plan de comidas.
Los nutricionistas avisan que este 80/20 no es más que una política "de mínimos". Esto es: si quieres comer un 100 por cien de ensaladas, verduras y frutas dejando de lado en tu  dieta todo lo demás la dieta será evidentemente más efectiva pero muchos son conscientes de que los seres humanos tenemos en general poca fuerza de voluntad para superar retos relacionados con la alimentación.
“Las dificultades para la pérdida de peso en este grupo de edad son similares a otras etapas, aunque se añaden otras trabas para la realización de ejercicio físico por limitación en la movilidad o por aparición de otras enfermedades añadidas (patologías respiratorias o cardiacas)”, dice De Luna, añadiendo que se debe hacer especial hincapié en prevenir la pérdida de masa muscular (sarcopenia), que está muy acelerada en periodos de encamamiento. Será imprescindible la movilización precoz y el ejercicio activo, así como asegurar un aporte proteico ajustado.
Hola Miriam, yo seguí unos consejos bastante similares a los que mencionas en este artículo. Respecto al tema de los carbohidratos, yo disminuí su consumo, aunque no los eliminé del todo, bueno en un inicio los reduje drásticamente pero vi como me afectaba en mi rendimiento académico, ya que estudio en las noches, resulta que cuando llegaba al salón de clases me quedaba dormido, entonces decidí consumirlos de forma inteligente, empecé a consumir carbohidratos de alta calidad para que me aporte la energía necesaria para mis clases pero aún manteniendo una dieta en déficit, logré bajar 15 kg de peso y aún me faltan unos cuantos más 😀
Supresión del apetito – Las píldoras dietéticas más comunes suprimen el apetito y reducen la sensación de hambre. Los supresores del apetito funcionan para bajar de peso porque el paciente tiende a comer menos durante el tratamiento. La reducción general de calorías resulta en una pérdida de peso lógica. Aunque la mayoría de los supresores del apetito recetados han sido retirados del mercado debido a un riesgo para la salud de algunos individuos, existen varias alternativas naturales disponibles.
Verdad: Un producto de grano es cualquier alimento que hecho con trigo, arroz, avena, cebada u otro cereal. Los granos se dividen en dos subgrupos: los granos integrales y los granos refinados. Los granos integrales contienen todo el germen de la semilla—el afrecho, el germen y el endospermo. Algunos ejemplos son el arroz integral y el pan de trigo integral, los cereales y las pastas. Los granos refinados han sido molidos, proceso a través del cual se remueven el afrecho y el germen. Se hace esto para darle a los granos una textura más fina y aumenta la vida útil de los productos perecederos, sin embargo, remueve la fibra dietética, el hierro y muchas de las vitaminas B.
Cuando se está durante un proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la practica de actividad física, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayude a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o para combatir la retención de líquidos en el organismo. 
×